Los pasos a seguir para iniciar tu propio negocio

El emprendimiento es una excelente respuesta a las necesidades de ocupación laboral. Es más interesante generar empleo que buscarlo.

Trabajar en tu propia compañía siempre es una opción deseable. No solamente porque en algunas áreas está saturado el mercado laboral y no es fácil conseguir empleo, sino también porque es una alternativa que te puede dar mayor proyección y mejores ingresos que un empleo tradicional.

El éxito no es algo que esté determinado por el destino o la buena suerte. Si logras diseñar una idea clara, eres perseverante y te mantienes abierto a nuevas soluciones, la buena fortuna será lo de menos.

Ver cursos de:
Ámbito laboral
Empresa/Economía
Coaching
 
Para iniciar tu propio negocio hay básicamente tres etapas.

La idea y las decisiones iniciales

La base de todo es tener una idea de negocio. Esto quiere decir que debes definir de qué se trata el emprendimiento, pero, sobre todo, qué necesidad va a satisfacer. Un negocio es exitoso si entrega un producto, servicio o mejora que los demás necesitan realmente.

Lo ideal es que hagas emprendimiento en un área que conozcas y en la que ya tengas algún tipo de experiencia. Eso es lo que te va a permitir identificar las necesidades insatisfechas y la forma como tu emprendimiento podría llenarlas. Si no llegas con algo nuevo al mercado, será muy difícil que te mantengas.

Hay un ejemplo que ilustra lo dicho. Algunos egresados del programa de hotelería y turismo en el SENA no encontraron trabajo fácilmente. Uno de ellos notó que en su barrio había varios jardines infantiles y que las madres de los niños frecuentaban las tiendas en busca de alimentos para poner en la lonchera de sus hijos. Se dio cuenta de que normalmente elegían comida empaquetada, de bajo nivel nutricional.

Ver cursos de Nutrición

Después de hacer esa observación diseñó con sus compañeros un menú diario de lonchera para los chicos. Se trataba de opciones variadas, de alto contenido nutricional y a un precio similar del de los alimentos empaquetados. Además, podían entregar la comida caliente y fresca.

El grupo ofreció sus servicios tanto a los jardines infantiles, como a los propios padres. Se concentraron exclusivamente en el barrio, ya que esto les iba a ahorrar el gasto de tiempo y dinero en transportes hacia lugares más lejanos. La idea tuvo tanto éxito que un par de meses después se vieron obligados a contratar personal y hoy día trabajan en más de 20 barrios de la ciudad.

El plan de negocio

Una buena idea es solamente el comienzo del emprendimiento. Lo siguiente es elaborar un plan de negocio, o sea, una ruta objetiva a seguir. En este debe definirse el público hacia el cuál va dirigido el negocio, sus características, ubicación capacidad económica y todos los datos que se puedan acopiar sobre quiénes son y qué quieren.

También debe incluir un plan de mercadeo, de operaciones, de recursos humanos y financiero. Lo mejor es capacitarse para elaborar este documento, o pedir asesoría para completarlo adecuadamente.

El plan de negocio es la carta de navegación para una empresa. Por eso no se deben ahorrar esfuerzos, ni tiempo, en su elaboración. De su precisión y profundidad va a depender la suerte del negocio.

Busca tu curso de Plan de Negocios

El capital y los trámites jurídicos

Debe existir una definición clara de los recursos necesarios para iniciar el negocio, la fuente de la cual se van a obtener y los pasos necesarios para lograrlo. En principio, esto debe estar definido en el plan de negocios. En esta etapa simplemente se debe poner en práctica lo que se haya contemplado allí.

Para que la gestión de recursos sea ordenada y coherente, deben ponerse en marcha los mecanismos necesarios para hacer el registro contable. Suele ser muy saludable que la contabilidad sea llevada por alguien externo: esto otorga transparencia y objetividad al manejo de la misma.

Adicionalmente, se deben llevar a cabo los trámites jurídicos necesarios para poner en marcha la empresa. En Colombia, esto supone constituir legalmente la empresa mediante un documento, hacer un registro en la cámara de comercio y pagar las contribuciones respectivas.

Hacer empresa no es fácil. Pero, de seguro, los esfuerzos se ven compensados a mediano y largo plazo con autonomía, buenos ingresos y horizontes sin límites.

Ver cursos del área Legal
 
No olvides que estamos en Facebook (Aprendemas y Becas COL) y en Twitter (Aprendemas Colombia). ¡Síguenos!