El ABC de los contratos de prestación de servicios

Los contratos de prestación de servicios no generan un vínculo laboral, como tal. Aunque se obtienen menores ingresos que en un contrato de trabajo tradicional, otorga mayor libertad de acción al trabajador.

Estudiantes-grado-INEEn Colombia existen básicamente dos formas de vinculación laboral: contrato de trabajo formal y contrato de prestación de servicios. El primero supone el pago de todas las prestaciones sociales, mientras que el segundo es prácticamente una venta de servicios laborales.

Ver cursos de Contratos

En los últimos años se ha hecho muy común la contratación por prestación de servicios. Es mucho menos costosa para los empleadores y también más funcional desde el punto de vista administrativo. Para los empleados tiene tanto aspectos positivos como negativos: en teoría, otorga mayor libertad al trabajador, pero también menos estabilidad y menores ingresos.

Características del Contrato de Prestación de Servicios

El Contrato de Prestación de servicios está regulado por el Código del Comercio y el Código Civil. Sus principales características son:

-Es necesario que el contrato se realice por escrito.

-No genera subordinación. Esto quiere decir que quien presta sus servicios, al menos en teoría, no está obligado a cumplir un horario, ni a completar determinadas horas diarias para realizar su jornada laboral. Es un tipo de contrato que supone, básicamente, que el trabajador realizará sus tareas por fuera de la oficina o empresa y que se compromete a entregar unos productos definidos, en unas fechas acordadas.

-El contratante no está obligado a prestar sus servicios exclusivamente a un solo contratista. Puede mantener varios contratos a la vez.

-Como no hay subordinación, el contratante no tiene derecho a primas, cesantías, licencias de maternidad, vacaciones, incapacidades, pensiones, ni parafiscales.

-El contratista está obligado a cumplir con las obligaciones tributarias que se generen por sus ingresos (actualmente se hace una retención del 11%, sin importar cuál sea el valor del contrato).

-El contratista debe asumir el pago de salud y pensión en su totalidad.

-Este tipo de contrato no está regido por el Código Laboral y, por lo tanto, no está sometido al pago de un salario mínimo. Puede hacerse por cualquier monto.

Los pros y los contras de este tipo de contratación

Se estima que un empleado formal gana hasta un 46% más que quien trabaja con un contrato de prestación de servicios. En el contrato tradicional se paga más que el sueldo neto; a este deben sumarse los aportes parafiscales, la carga prestacional y los aportes a seguridad social. Todo trabajador formal cuenta con afiliación a salud, fondo de pensiones y caja de compensación familiar.

En el contrato de prestación de servicios, el trabajador recibe el pago neto de su servicio, menos los descuentos tributarios. De ahí que sus ingresos sean menores a los de un trabajador formal. Sin embargo, dado que puede manejar su tiempo como lo considere conveniente, también tiene la posibilidad de conseguir nuevos contratos para mejorar sus ingresos.

El tema de los contratos de prestación de servicios es bastante polémico en Colombia. Se ha convertido en una práctica frecuente que se exija subordinación a los contratistas, sin reconocerles la calidad de empleados formales. Esto quiere decir que se les obliga a cumplir horarios y mantenerse en el sitio de trabajo, aunque esto no se ajuste a la ley.

Por todo lo anterior es importante que en el contrato queden consignadas las condiciones del servicio, de una manera muy clara, que no dé lugar a equívocos. Solo así es posible garantizar un respeto a los derechos y deberes que contratante y contratista adquieren.

No olvides que estamos en Facebook (Aprendemas y Becas COL) y en Twitter (Aprendemas Colombia). ¡Síguenos!