Cinco errores a la hora de aplicar para una beca (y cómo evitarlos)

Detalles simples que pueden hacer la diferencia en un proceso sumamente competitivo.

No cumplir plazos. Las fechas para aplicar a cualquier beca son inamovibles, por lo que aplicar días después del cierre de la convocatoria será una pérdida de tiempo. 

Para que no suceda, conviene organizar un cronograma con fechas clave meses antes de la aplicación para obtener lo necesario con el tiempo suficiente.

No aplicar al programa adecuado. No importa si el candidato envía su solicitud en los tiempos correctos. Si no cumple en su totalidad con los requisitos que exige la beca, será muy difícil obtenerla.

Por eso, es importante leer con detenimiento las condiciones de cada programa y aplicar solo si es posible cumplir con cada una de ellas.

No seguir instrucciones. A menudo en las convocatorias para becas se mide la atención al detalle por lo que omitir documentos o respuestas puede restar puntos.

Antes de enviar cada formulario, es importante revisarlo con cuidado y asegurarse de tener listas todas las respuestas.

No destacarse lo suficiente.  La mayoría de convocatorias para becas exigen un ensayo, o texto de presentación sobre el candidato. Textos aburridos o poco inspiradores pueden hacer perder el interés del evaluador.

En estos textos, es importante recalcar las fortalezas, y enfatizar en la contribución a la sociedad con los conocimientos que el candidato adquirirá con el programa. Naturalmente, la buena ortografía y redacción son claves.

No decir la verdad. Es muy fácil verificar si es verdad o no los datos que se dicen en la aplicación, por lo que usar datos falsos puede ser contraproducente.

Hay que evitar decir mentiras en la aplicación. En su lugar, es mejor enfocarse en destacar las fortalezas y en la motivación para dar un paso tan grande como lo es estudiar en el exterior. 

Quiero estudiar una carrera. Ver cursos

Quiero estudiar online. Ver cursos por categorías