8 hábitos de los buenos estudiantes

Algunos consejos que saben aplicar muy bien los mejores de la clase.

Preguntar. Si algún concepto no quedó claro, es necesario despejar dudas. No hay que tener miedo o pena de hacer todas las preguntas que puedan surgir. Los profesores y tutores están para ayudar en lo que haga falta.

Ver cursos sobre Cómo Estudiar

Estar abierto a la retroalimentación. No hay que enojarse por correcciones o anotaciones. Al contrario, éstas son necesarias para comprender mejor los conceptos y fortalecer puntos débiles.

Controlar las emociones. A veces enfrentamos situaciones difíciles a nivel personal, pero no hay que dejar que interfieran con el estudio. No hay que temer pedir ayuda profesional si un problema emocional se sale de las manos.

Ser persistente. Muchas clases son difíciles, pero rendirse ante una mala nota no es una buena opción. Esa calificación negativa puede ser un incentivo para trabajar mejor más adelante, así como para corregir errores. 

No quedarse con lo que da el profesor.  Para una visión más amplia y completa de un tema, no cae mal consultar fuentes distintas a las de la clase. Tener otras perspectivas y explicaciones nunca va a sobrar.

Tener buenos apuntes.Tomar nota no solo ayuda a mejorar la atención durante la clase, sino a repasar y retener conceptos para después. Eso sin contar que además nos ayuda a mejorar nuestra capacidad de síntesis.

El tiempo es oro. Para muchos, las noches enteras sin dormir por exceso de lectura son obligatorias, pero no tiene por qué ser así. Dividirse tareas (y no esperar hasta última hora), ayuda a que sea más sencillo terminar cualquier proyecto. 

Tiempo a sí mismo. El estudio es un parte importante de la vida, pero no lo es todo. Dedicar una parte del tiempo a otros intereses y aficiones es también una forma de cultivar la mente. 

No olvides que estamos en Facebook (Aprendemas y Becas COL) y en Twitter (Aprendemas Colombia). ¡Síguenos!