Voluntariado: plantéate un reto diferente

Son muchas las personas que se plantean hacer labores de voluntariado o recibir formación para participar en algún proyecto solidario en los próximos meses. Montones de opciones te están esperando para vivir un reto diferente.

Posted InHistórico reportajes

Tagged

Estudiantes-grado-INECon la llegada del verano cesan por unos días nuestras obligaciones laborales o de estudio. Los días son más largos, se potencia nuestro lado más optimista y tenemos más tiempo para acometer esos proyectos que hemos dejado aparcados el resto del año.
 
En estos meses, son muchas las personas que vuelven la vista hacia el voluntariado. Algunos de ellos son jóvenes que tienen tres meses de descanso por delante, pero también hay profesionales, amas de casa, jubilados y desempleados que deciden participar en uno de los muchos programas que están abiertos actualmente o recibir formación útil para desempeñar labores como voluntarios con la llegada del otoño. El objetivo es común en todos los casos: ser útiles a la sociedad. [Ver cursos de Voluntariado]
 
La agudización de la crisis ha incrementado nuestras inquietudes de solidaridad con respecto los demás y la necesidad de, entre todos, solventar los pequeños y grandes problemas de nuestra sociedad. Existen más programas de voluntariado que nunca, y más gente solidaria que participa en ellos. Pese a lo que pueda parecer, no todos requieren una formación especializada o una gran inversión de tiempo.
 
Actualmente, a los grandes proyectos internacionales, necesitados de cooperantes, se le unen los modestos proyectos solidarios para desempeñar en tu misma ciudad, posiblemente cerca de tu domicilio. Programas que requieren tan solo de un cierto grado de compromiso e iniciativa por parte del voluntario.
 
Primer paso para ser voluntario
Antes de apuntarte a un proyecto de voluntariado es necesario un periodo de reflexión previa. Es importante analizar tus motivaciones para lanzarte a un programa de estas características.También resulta útil hacer una lista con tus habilidades y preferencias, para ver en qué áreas puedes encajar mejor.
 
Otro aspecto que debes pensar es cuánto tiempo vas a dedicar a tus labores como voluntario. Se recomienda empezar por una cantidad de horas semanales más baja de lo que te sientes dispuesto a aportar, para después ir subiendo paulatinamente. De esta manera, nos acostumbraremos a la situación y comprobaremos si verdaderamente podemos aportar el tiempo que hemos pensado inicialmente.
 
Por último, hay que preguntarse si se está preparado para vivir situaciones de gran impacto emocional o se está capacitado para trabajar en situaciones extremas, ya que estoy ayudará a centrar la ayuda que podemos aportar.
 
Hoy en día están abiertos muchos proyectos de voluntariado, principalmente a nivel nacional, por lo que será necesaria una labor de búsqueda de cuál es el que mejor se adapta a nuestras habilidades, preferencias, formación o tiempo disponible. Internet es un buen medio para acercarnos a las diferentes organizaciones y entidades que tienen abiertos este tipo de programas. El siguiente paso será contactar con ellos y comprobar qué requisitos requieren a los voluntarios de un proyecto en concreto.
 
En Internet existen algunos recursos interesantes para encontrar un programa adecuado a nuestras características, como Hazlo Posible -en donde se ofrecen diferentes opciones de voluntariado-, Voluntariado.net -donde se da información sobre distintas opciones en las que colaborar-, Change -una plataforma de activismo online que suma fuerzas ante diferentes campañas- o Avaaz, caracterizada por su rapidez a la hora de iniciar campañas ante los problemas más acuciantes y aquellos que necesitan velocidad de reacción.
 
Por otro lado, desde la Plataforma del Voluntariado de España también se lanzan campañas periódicas para que cada vez más personas se lancen a la gratificante tarea de la acción voluntaria.
 
Ventajas de hacer una labor de voluntariado
El enriquecimiento personal que supone realizar labores de voluntariado y descubrir otras realidades ajenas a la tuya supera con creces cualquier remuneración económica. Dicen los voluntarios que cuando participas en un proyecto te llevas más de lo que entregas.
 
Sin embargo, ser voluntario también implica poder beneficiarte de ciertas ventajas profesionales añadidas, como la adquisición de conocimientos prácticos aplicables a tu vida profesional, el afianzamiento de otro idioma a través de la práctica o el establecimiento de contactos que después te pueden servir en tu vida profesional.
 
Por otro lado, muchas empresas valoran positivamente a candidatos que han participado en labores de voluntariado, ya que entre las cualidades comunes a los voluntarios se encuentran algunas que pueden ser de mucha utilidad en el mundo empresarial, como trabajar por objetivos, la motivación, la predisposición para trabajo en equipo, la capacidad de adaptación a entornos multiculturales, dotes organizativas, aptitudes comunicativas, interés por lo que te rodea y control emocional para la superación de situaciones de alta tensión. Por todo ello, el voluntariado puede constituir una posibilidad de acceder más fácilmente a un puesto de trabajo.
 
En cualquier caso, lo que tiene que mover a una persona que decide ser voluntario no deben ser los méritos profesionales que su labor implicará, ni el conocimiento de idiomas o la posibilidad de realizar un viaje de placer o turismo en el caso de participar en un proyecto internacional. La solidaridad con el prójimo, el cuidado medioambiental o del patrimonio cultural es lo que debe motivar cualquier acercamiento al voluntariado, que supone una experiencia vital que ayuda al desarrollo personal.
 
Tipos de voluntariado
Para realizar una labor de voluntariado se necesitan, principalmente, dos cosas: tener tiempo y contar con ganas de hacer cosas. Si dispones de tiempo solo en los meses de verano y no tienes experiencia como voluntario, lo mejor es que no te plantees un proyecto internacional, que suele tener una duración mínima de seis meses, sino un programa cercano en el que también te sentirás útil y podrás aportar lo mejor de ti.
 
Algunos programas de voluntariado exigen una edad mínima para participar. En otros más específicos pueden exigir una titulación acorde a las tareas a realizar, o el dominio de idiomas, si vas a tratar con personas extranjeras. En algunos casos se valora que la persona tenga una formación previa, bien de voluntariado o específica de la tarea a realizar. En el caso de proyectos internacionales, que se desarrollan principalmente en América Latina, África y Asia, se puede pedir incluso experiencia profesional.
 
Voluntariado en España
No hace falta recorrer grandes distancias y salir al extranjero para ser voluntario. Al contrario, la crisis ha hecho mella en muchas familias españolas y algunos de los programas que más voluntarios necesitan actualmente son los relacionados con esta realidad que vive parte de la sociedad española.
 
Si quieres ser voluntario en España tienes diferentes opciones en las que poder participar, a través de entidades, organizaciones asociaciones y programas. En cualquier caso, no es lo mismo entrar a formar parte del voluntariado que exige la acción estratégica de una organización que participar en actividades puntuales, como puede ser dar una charla, hacer una traducción de un documento o ayudar a pintar un colegio, por ejemplo.
 
El verano es una época magnífica para dedicarse al voluntariado, ya que la gente encuentra más tiempo y energía para llevar a cabo este tipo de acciones, especialmente las dirigidas a un voluntariado puntual. Actualmente, más de un millón de españoles realizan este tipo de labores.
 
Según Hacesfalta, el perfil del voluntario es el de una mujer con una edad comprendida entre los 20 y los 40 años. La mayoría posee un título universitario o está cursando un postgrado, y en la mitad de los casos posee más de cinco años de experiencia en su profesión o trabaja en el tercer sector.
 
Las organizaciones que se dedican al voluntariado insisten en que siempre son necesarios nuevos voluntarios y desean hacer público que hay programas que se pueden adaptar a todo tipo de intereses, como los específicos para las familias o aquellos para quienes poseen poco tiempo libre en sus fines de semana.
 
Existen múltiples opciones para ser voluntario en España. Algunas de ellas, como el programa de voluntariado de Cruz Roja Española o el que ofrece Cáritas son muy conocidas. Otras iniciativas, en cambio son más pequeñas. Igotzen, por ejemplo, es un proyecto promovido por Aurrerantz en el que las personas voluntarias son las protagonistas. Soñar Despierto Fundación trabaja con niños y la Fundación Amigos de los Mayores tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas mayores con recursos limitados.
 
Arrels Fundació presta una atención integral hacia personas sin hogar y de acompañamiento a quienes viven en la calle, con acciones de sensibilización para los más jóvenes. Y la ONG Desarrollo y Asistencia tiene abiertos diferentes programas, como el voluntariado en residencias de personas mayores, actividades de ocio con personas con discapacidad, voluntariado de apoyo a personas sin hogar, acompañamiento a mayores en domicilio y voluntariado en hospitales.
 
Si preferimos el voluntariado medioambiental, el programa Plantabosques, desarrollado por Adenex, es uno de los más conocidos. Y para quienes quieren ser voluntarios en Navarra, Caja Navarra ofrece el programa Volcán.Voluntariado internacional
En cuanto a los programas internacionales, destacan los de la organización internacional Balkan Sunflowers (que orienta su ayuda hacia los refugiados kosovares), Cross-Cultural Solutions  (que intenta promover el progreso social en países de todo el mundo) y Ecovoluntarios (con proyectos de conservación e investigación medioambiental de carácter internacional).
 
Global Volunteers ofrece programas para devolver la paz en zonas en conflicto, y World Wide Oportunities on Organic Farms (WWOOF) ofrece información sobre voluntariado en granjas de acogida orgánicas.
 
Para el colectivo médicoexiste la posibilidad de integrarse en la organización International Medical Volunteers Association, mientras que quienes busquen trabajar con colectivos de riesgo, como ancianos, inmigrantes, niños o personas desamparadas pueden hacerlo a través del programa de Voluntariado en el Extranjero de Transitions Abroad. Y en la Fundación Omprakash se pone en contacto a voluntarios con organizaciones en todo el mundo.
 
Becas y ayudas para los voluntarios
A pesar de los recortes, todavía hay organismos públicos y organizaciones privadas que establecen becas para participar en el voluntariado, aunque normalmente se cubren los proyectos que incluyen estancias en el extranjero.
 
El Programa de Voluntarios de Naciones Unidas acoge solicitudes durante todo el año para acceder a puestos vacantes y prácticas. Los candidatos deben enviar una solicitud y es el organismo el que se encarga de ponerse en contacto con los candidatos más afines al puesto. También existen programas en el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que trabaja en casi 200 países.
 
El Servicio de Voluntariado Europeo presenta diferentes actividades y, aunque no tiene un sistema de becas en sí, suele hacerse cargo de los gastos de desplazamiento de los cooperantes. Existen diferentes campos de trabajo y voluntariado online, y también se ofrece información sobre los programas de voluntariados de Naciones Unidas.
 
Jóvenes Cooperantes, organizado por el INJUVE, presenta programas para personas de entre 18 y 29 años que estén inscritos como demandantes de empleo. Los interesados seleccionados para cada programa entre los meses de marzo y abril deben superar un curso de Cooperación al Desarrollo. La Agencia Española de Cooperación Internacional se hace cargo de los gastos de desplazamiento a los países de destino y un seguro médico de cobertura de cualquier contingencia sanitaria durante la estancia. Hay proyectos en Iberoamérica, Magreb, África Subsahariana, Asia, y Europa Central y Oriental.
 
También el mundo universitario está volcado en ofrecer ayudas a los jóvenes voluntarios. El Centro Universitario de Cooperación Internacional para el Desarrollo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria presenta un programa de apoyo al voluntariado internacional en el ámbito de la cooperación internacional, con diversas convocatorias a lo largo del año.
 
Por su parte, el Centro de Cooperación al Desarrollo de la Universitat Politècnica de València mantiene abiertas algunas convocatorias, como la EuropeAid de proyectos en Bolivia, orientada a personal docente e investigador.
 
La importancia de la formación
Ser voluntario implica una gran responsabilidad. Por ello, son muchas las personas que deciden formarse antes de iniciar una labor de voluntariado. Dependiendo del tipo de acción que queramos realizar necesitaremos un determinado perfil, ya que no es lo mismo servir comidas en un comedor social, que acompañar a ancianos en sus viviendas, a personas impedidas en hospitales o visitar a niños de entornos desfavorecidos, por ejemplo.
 
Existen organizaciones de ámbito estatal que se encargan de impartir formación general o específica para aquellas personas que tienen entre sus intereses el voluntariado, siempre enfocándola desde el prisma de la solidaridad y la reciprocidad.
 
La Universidad de Córdoba mantiene abierto desde 2003 la Unidad de Voluntariado, que actúa como nexo entre aquellas entidades no lucrativas que necesitan un apoyo y las personas que quieren participar en labores de voluntariado, además de ofrecer cursos de formación.
 
La Universidad de Sevilla, por su parte, tiene una Oficina de Voluntariado Universitario y ofrece información acerca de dónde se puede actuar como voluntario, las actividades solidarias con reconocimiento académico, y aquellas otras que implican formación solidaria.
 
Por su parte, AECID, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, ofrece un programa de becas de prácticas de formación de gestores y expertos en cooperación internacional, para el desarrollo en las unidades de la propia AECID, de la SECI (Dirección General de Planificación y Evaluación de Políticas para el Desarrollo) o en otras entidades públicas vinculadas o dependientes de la AECID.
 
Otros organismos que ofrecen formación y/o oportunidades de voluntariado son la Fundación Carolina, La Caixa, la Dirección General de Voluntariado de la CAM, la Obra Social de Caja Madrid, así como la Fundación CIDEAL.
 
Cruz Roja Madrid, formación a medida
Desde Cruz Roja siempre se forma y capacita a las personas voluntarias que colaboran con la organización para que puedan desarrollar su actividad adecuadamente. Existe una primera formación básica sobre la Institución en la que se trasladan los principios fundamentales de Cruz Roja, su historia, sus proyectos… se trata de una primera toma de contacto para conocer la institución y decidir si se quiere o no formar de su voluntariado. Y posteriormente, se ofrece una formación específica en función de la actividad y proyecto en el que se colabore.
 
Cruz Roja Madrid ofrece, además, diferentes cursos de distintas temáticas, muy convenientes a la hora de dedicarse a las labores de voluntariado. Entre ellos, destaca el de Formación Básica en Cooperación Internacional con 20 horas y modalidad presencial, para quienes deseen conocer los modelos de intervención en ayuda humanitaria, cooperación y educación para el desarrollo. También lo hay en modalidad semipresencial, con una duración de 40 horas.
 
El curso de Gestión y Dirección de Servicios Sociales tiene una duración de 240 horas. Y para futuros voluntarios interesados en dependencia se encuentra el Curso de Atención Básica a Personas Mayores y en Situación de Dependencia en Madrid, de modalidad presencial, aunque también lo hay semipresencial. En cambio, quienes deseen trabajar con menores pueden realizar el Curso de Intervención Socioeducativa con Menores en Riesgo y Trabajo con Familia en Madrid, bajo la modalidad presencial y semipresencial, para quien tiene menos tiempo.
 
Por último, y orientado a la población en general, en especial a quienes desean realizar labores de voluntariado este verano, se encuentra el Curso de Socorrismo en Piscinas e Instalaciones Acuáticas, el Curso de Primeros Auxilios Básicos y, en concreto, el Curso de Curso de Primeros Auxilios en Bebés y Niños, con 10 horas en la modalidad presencial. Los dos últimos en modalidad presencial y semipresencial.
 
La labor del voluntario
Aurea López, coordinadora del programa de voluntariado de Cruz Roja, señala que la crisis no ha hecho que haya más voluntarios, pero sí que ha cambiado el perfil. “En los últimos tiempos hemos notado que nos llegan currículums extraordinarios, con excelentes competencias. Además de incrementarse la cualificación también se ha alargado la duración del voluntariado. Si antes el tiempo medio del voluntario era de un año, los voluntarios participan ahora durante periodos más extensos, de hasta dos y tres años”.
 
La motivación para ser voluntario varía de una persona a otra. Aurea señala que “la base son las ganas de participar de manera gratuita en beneficio de la comunidad, pero encuentras gente que se hace voluntario para conseguir experiencia profesional, y hay quien quiere conocer gente o para saldar una deuda con la sociedad. Pero lo que todo el mundo tiene en común son las ganas de compartir y la necesidad de no quedarse quieto ante lo que está ocurriendo”. Quien quiera ser voluntario de Cruz Roja Madrid puede consultar sus dudas a través de la página web o en el correo electrónico volmad@cruzroja.es.
 
Isabel de Carvalho González es coordinadora de la Asociación Española Contra el Cáncer, que tiene más de 2.700 personas entre voluntarios y colaboradores solamente en la Comunidad de Madrid. Los requisitos para ser voluntario en la Asociación son ser mayor de 18 años y, si has sido paciente oncológico, estar libre de la enfermedad desde hace 2 o 3 años. “Es muy importante la selección, formación y seguimiento del voluntario. Se realiza una entrevista de acogida, un curso de formación básica y entrevista de selección y valoración del perfil, para poder derivar a los diferentes programas que tiene la asociación. Después, realizan el curso de formación específica de su voluntariado y comienzan su labor, siempre supervisada por el coordinador, con reuniones periódicas de seguimiento, apoyo, supervisión y formación continuada”, señala Isabel.
 
Para la coordinadora, “lo que los voluntarios valoran de forma más positiva es poder ayudar a personas que lo necesitan y acompañarles en los momentos difíciles. Lo peor son aquellas situaciones que pueden afectarles un poco más, pero para ello siempre está la figura del coordinador como apoyo”. 

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES
CENTROS DE FORMACIÓN
OTROS GRUPOS DE INTERES
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER
Recibe en tu email cursos, noticias y promociones que te interesen
© 2001 - 2018 aprendemas.com
Cerrar Ayuda