Profesiones en series de TV: La realidad no supera la ficción

Médicos a los que no se les escapa ningún diagnóstico, criminólogos capaces de descifrar los casos más difíciles, carismáticos abogados y periodistas... Las series de televisión de más éxito llenan las aulas universitarias de jóvenes que quieren emular a estos profesionales de ficción, mientras los expertos aseguran que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Posted In Histórico reportajes

Tagged

Estudiantes-grado-INE

Están de moda las series sobre profesionales. Todas tienen varios elementos en común: sus personajes pertenecen a una misma profesión, el protagonismo es coral y se producen tramas duales en las que se alterna tanto la actividad profesional como la vida privada. Son las típicas series de médicos, criminólogos, policías, abogados, periodistas, bailarines, farmacéuticos o físicos. Unos oficios cuyo día a día concentra más adrenalina que rutina.


 


En los últimos tiempos, ha aumentado el número de estudiantes cuya principal motivación a la hora de matricularse es emular la actividad del protagonista de una serie televisiva de éxito. Esta influencia no sólo se da en España, sino que ha quedado patente en varios sondeos realizados en otros países europeos. La serie Hell's kitchen (La Cocina del Infierno) fue la responsable del 44% de los ingresos en escuelas de Cocina en Gran Bretaña, mientras que en Bélgica, la Universidad de Lovaina confirmó que una gran parte de sus estudiantes habían tomado como modelo a los protagonistas de sus series favoritas.


 


En el caso de España, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, el 11% del alumnado admite que ha elegido esa profesión bajo un influjo televisivo, según se recoge en el estudio ‘La decisión de estudiar Medicina’, elaborado por la misma universidad y publicado en la revista Educación Médica. Lo mismo ha pasado en las facultades de Periodismo, Psicología o Derecho.


 


Según los expertos, el perfil del alumno que se matricula influenciado por una serie de televisión es el del un estudiante que no tiene muy clara su vocación profesional. Muchos de ellos comenzarán una carrera universitaria pensando que, cuando terminen, tendrán una vida profesional tan intensa como la que refleja su serie de televisión preferida. Sin embargo, los expertos coinciden en afirmar que la decepción llega cuando el estudiante toma conciencia de los años de estudio que le quedan por delante para ejercer una profesión con experiencias que poco o nada se parecen a las que viven sus héroes de ficción.


 


Médicos


 


Las series de médicos han sido algunas de las que más éxito televisivo han tenido en los últimos tiempos. Anatomía de Grey, House, Hospital Central, MIR, Doctor Mateo y Urgencias son algunos de los ejemplos.


 


En Anatomía de Grey los médicos de ambos géneros tienen una vida sexual muy activa, al tiempo que se impulsa la idea de que la cirugía es la única especialidad científica que merece la pena. House, por su parte, admite que un médico puede gastarse una gran cantidad de dinero en pruebas diagnósticas o en métodos experimentales. En esta serie, prima el diagnóstico de la enfermedad, y el paciente siempre cuenta con un equipo multidisciplinar a su entera disposición.


 


Josep Espinosa, de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria, afirma que “House no tiene que animar a nadie a hacer Medicina, pues se trata de la antítesis del médico”, mientras que Verónica Casado, perteneciente al mismo organismo, señala que “Hospital Central no se parece en nada a la organización del sistema sanitario español”.


 


La realidad es que el ingreso en la carrera de Medicina pasa por sacar una nota media considerable, en algunos casos superior a 8. Después quedan por delante seis años de facultad y la preparación al examen MIR, donde se oferta un número determinado de plazas para distintas especialidades. Una vez que el alumno acaba sus cuatro años de especialidad, en los que se cobra poco y se hacen muchas guardias, obtiene el título que le permite trabajar.


 


Las perspectivas de trabajo para los médicos en España son buenas, sobre todo en algunas especialidades, como médico de familia, donde existe demanda en prácticamente todas las Comunidades Autónomas. El salario, sin embargo, constituye una fuente de desánimo, pues oscila entre los 14.000 y los 24.000 euros anuales para recién licenciados, aunque las diferencias retributivas oscilan hasta un 20% según la Comunidad Autónoma.


 


Criminólogos y forenses


 


Las universidades han experimentado un aumento de estudiantes que se han matriculado en los programas relacionados con las ciencias como consecuencia de series como CSI, Dexter, Mentes Criminales, El mentalista o Bones, en donde se le dan tintes científicos a la investigación criminalista. En opinión de los expertos, estas series demuestran que el nuevo Sherlock Holmes no investiga hoy con una lupa en la mano, sino a través de los más avanzados instrumentos tecnológicos. En estas series, la combinación de la tecnología y la inteligencia natural del personaje  es la que le permite descubrir al autor de un crimen.


 


En España, es necesario diferenciar entre criminología y criminalística. La criminalista es el conjunto de ciencias que investiga el crimen para descubrir al autor del mismo, como la biología, la química o la dactilografía. Sin embargo, la criminología estudia el delito, el delincuente y la pena. La criminalística, pues, forma parte de la criminología.


 


En España existen estudios de Máster de Ciencias Forenses, que admiten perfiles procedentes de Biología, Química, Criminología, Farmacia, Medicina, Psicología y Derecho. Son programas que ofrecen una formación de alto nivel científico-teórico. Por su parte, el graduado en Criminología en España, tiene como salidas profesionales los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la seguridad privada, el ámbito penitenciario, los servicios sociales, la investigación criminológica, la docencia y la política criminal. Este grado, que ya se encuentra presente en numerosas universidades españolas, da acceso a estudios de máster relacionados. El salario de un criminólogo ronda los 1.500-1.800 euros al mes.


 


Policías


 


El oficio de Policía siempre ha estado muy idealizado, y series como Los hombres de Paco, Flash Forward, Policías, Rex, Canción Triste de Hill Street, El Comisario o Cuenta atrás han contribuido a aumentar el mito.


 


Sin embargo, entre los propios policías se afirma que estas series poseen tramas muy poco reales, con sobredosis de tiros, peleas, redadas y persecuciones, mientras que, según señalan estos profesionales, “nuestro trabajo diario en la calle es bastante aburrido cinematográficamente hablando”. A pesar de ello, las series de policías suelen contar con sus propios asesores, y a los actores se les enseñan determinadas actitudes, como saber empuñar un arma o realizar movimientos de defensa.


 


En España, para ser Policía no basta con ser la hija del jefe, tal y como sucede, por ejemplo, en Los Hombres de Paco, sino que el interesado debe hacer frente a unas oposiciones que incluyen pruebas teóricas, exámenes psicotécnicos, entrevistas, idiomas y  pruebas físicas bastante duras, que tardan en prepararse un promedio de 15 meses. En cuanto al sueldo, un policía recién jurado puede cobrar en torno a 1.500 euros al mes, dependiendo de cada Comunidad Autónoma y en donde esté trabajando, puesto que no es lo mismo hacerlo en una comisaría general que una de distrito o en el TEDAX.


 


 


[Página siguiente:


Abogados, psicólogos, periodistas y otras profesiones]


 

Abogados


 


Otra de las profesiones más representadas en televisión son las que tienen a abogados como protagonistas. Ejemplos de ello son las series Acusados, Shark, Ally McBeal, Lex o Perry Mason. En todas ellas, que tratan de reflejar la realidad de los juzgados, los protagonistas suelen tener mucho éxito profesional, además de reunir otras cualidades como inteligencia, excentricidad o talento. Se convierten, pues, en iconos sociales, con tramas que tienen siempre problemas morales o éticos de fondo.


 


La realidad, sin embargo, dista mucho de la afición. En España, existen demasiados abogados para la demanda existente, y la mayoría se limitan a defender los intereses de una de las partes en litigio, en casos completamente alejados del glamour que reflejan las series de televisión. Sin embargo, es una carrera muy vocacional, donde sus estudiantes suelen tener muy clara la especialidad a la que quieren dedicar su vida laboral: derecho civil, de familia, penal, mercantil, laboral, tributario, constitucional o administrativo. El salario medio de los abogados varía entre los 21.000 y los 121.000 euros mensuales dependiendo del ámbito de actuación y el número de años en activo.


 


Psicólogos


 


Series como Miénteme o La pecera de Eva han aumentado el interés por la psicología. Miénteme está basada en los descubrimientos del Dr. Paul Ekman, un especialista en psicología que lee pistas ocultas en la cara, cuerpo y voz de las personas, lo que es utilizado en investigaciones criminales. Por su parte, La Pecera de Eva refleja las distintas problemáticas a las que tiene que hacer frente una psicóloga que trabaja en un instituto. Si bien ésta última se acerca bastante a la realidad, puesto que la serie ha contado con el asesoramiento de reconocidos psicólogos con gran experiencia en problemas de adolescentes, no parece muy realista que la protagonista se tenga que enfrentar a tantos y tan variados casos, ni tampoco se ajusta a la lógica la complicidad, a nivel personal, que adquiere con todos ellos.


 


En España, el Grado en Psicología tiene una duración de 4 años y distintas salidas profesionales, además de la clínica y la de educación (que son las que suelen reflejar estas series), como por ejemplo la intervención social, los recursos humanos, la psicología de las drogodependencias, de la actividad física y el deporte, o del tráfico y la seguridad. El salario de un psicólogo es muy variable, dependiendo de si trabaja para el ámbito público o privado.


 


Periodistas


 


La serie española Periodistas fue la desencadenante de que muchas facultades de Ciencias de la Información, en su rama de Periodismo, estuvieran llenas de alumnos durante los años en que se emitió, de 1998 a 2002.


 


Fueron muchos los estudiantes que, una vez en activo, descubrieron que un becario de la sección de Local de un periódico cualquiera se dedica a realizar actividades que distan mucho del trato con confidentes o la realización de importantes reportajes que ocupan las portadas de los diarios.


 


Hoy, el mercado de periodistas está altamente saturado y éstos poseen escasas salidas profesionales porque la oferta supera con creces la demanda. Además, la realización de prácticas esconde precariedad en muchas ocasiones, con largas jornadas laborales y escaso sueldo.


 


Otras profesiones


 


Existen muchas otras profesiones que asociamos a carismáticos personajes televisivos y que, por tanto, influyen en la formación de muchos jóvenes. Es el caso del personaje de Pedro Salvador (que asociamos al baile tras la serie Un Paso Adelante), MacGyver (inspiración de muchos estudiantes de ingeniería), Josiah Bartlet (presidente de los EE.UU. en El Alta Oeste de la Casa Blanca) o de Daniel Faraday (el físico de Lost, que toma su nombre de Michael Faraday, un físico inglés que investigó el electromagnetismo).


 


Todos estos personajes tienen un denominador común: poseen habilidades especiales, lo que provoca que los jóvenes proyecten en ellos sus deseos y anhelos personales. En este sentido, Guillermo Ballenato, catedrático de la Universidad Carlos III de Madrid y autor del artículo ‘Esta profesión me llama’, señala que “las actividades profesionales tal y como son representadas en las series pueden ser idealizadas con facilidad. Muchos tienen a confundir la profesión con los personajes. El carisma y las características personales del protagonista resultan un factor esencial para los jóvenes. El halo de éxito y reconocimiento que le envuelve les convierten fácilmente en un referente para ellos”.


 


Si trasladamos estas profesiones a la vida real, nos daremos cuenta de que son muy pocos los que consiguen la fama tras su paso por academias artísticas y de baile. Tampoco la labor de un ingeniero tiene que ver con las habilidades de MacGyver, ni los físicos tienen excelentes salidas laborales si no se dedican a la investigación. Y, por supuesto, estudiar una carrera relacionada con la política no te convierte en candidato a la presidencia de tu país, por muchas cualidades que tengas. Todo ello demuestra que la realidad profesional nunca supera la ficción televisiva.


 


 


*  *  *  *


 

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES
CENTROS DE FORMACIÓN

OTROS GRUPOS DE INTERES

Cursosdeverano.info
Mastermas.com
USUARIOS
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER
Recibe en tu email cursos, noticias y promociones que te interesen
© 2001 - 2015 aprendemas.com
política de cookies
Utilizamos cookies para mejorar nuestros sevicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
CERRAR
Cerrar Ayuda