Doble lectura en la nueva lista de ‘Ocupaciones de Difícil Cobertura’

En España hay más de dos millones de parados y, sin embargo, existen muchos empleos que no se cubren, bien por falta de personal cualificado o porque no hay gente que quiera trabajar en ello. Panaderos, pastores, payasos o sepultureros son algunos ejemplos sobre los que ha llamado la atención el INEM en su último 'Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura'.

Posted InHistórico noticias

Tagged

Esta semana, el Instituto Nacional de Empleo (INEM) ha publicado el último Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura (CODC) correspondientes al primer trimestre de 2007que no hace sino constatar que el mercado laboral español adolece de significadas lagunas enlo referente a la capacitación o disposición de su mano de obra a asumir determinados puestos de trabajo.


 


Este estudio pormenorizado y ordenado por provincias -hasta un total de 59 demarcaciones-, revela datos muy clarificadores de la realidad laboral que vive nuestro país, y no sólo por identificar actividades profesionales que gozan de pleno empleo, sino también, y sobre todo, por descubrir el verdadero comportamiento de las empresas frente al fenómeno de la inmigración y los efectos que ello produce sobre la situación laboral de los distintos colectivos profesionales.


 


De lo que se trata es de leer la letra pequeña de los datos, y no sólo que, por ejemplo, Madrid registra en este catálogo un total de 144 ocupaciones de difícil cobertura. Y es que, según UGT-Madrid, muchas de estas actividades profesionales incluidas en la lista cuentan con personal cualificado en la provincia, pues para ello lleva impartiéndose años formación especializada (a través de Formación Profesional, tanto Continua como Ocupacional), lo que pasa es que las empresas no están dispuestas a pagar la elevada remuneración que exigen los trabajadores nacionales. Eso explica que aparezcan en el catálogo ocupaciones como la de técnico de mantenimiento, soldador por arco eléctrico, operador de horno de fundición de vidrio, mecánico-ajustador, óptico-optometrista o relacionados con la construcción como estuquistas, soldadores o albañil cavistero, cuando lo cierto que existe una nutrida oferta de profesionales cualificados. Notificando estas carencias, lo que pretenden los empleadores es captar trabajadores extranjeros que les permita reducir costes en mano de obra.


 


En definitiva, el hecho de que una determinada actividad sea catalogada como ‘ocupación de difícil cobertura’ puede deberse, bien porque realmente falten personas cualificadas en nuestro país, o bien porque los trabajadores españoles no estén dispuestos a realizarlas por su dureza, peligro o por su baja remuneración.


 


Llama poderosamente la atención en el informe, los problemas que existen en España para cubrir los puestos de ‘deportista profesional’ o ‘entrenador deportivo, una carencia registrada en todas las provincias españolas. Claro que, en este caso, todo viene a raíz de la imposición del Consejo Superior de Deportes que exige desde hace años, a clubes y centros deportivos, publicar en el INEM la demanda de tales perfiles antes de contratar futbolistas y entrenadores extranjeros. Se trataría, por tanto, de una demanda un tanto ficticia. 


 


En lo que de verdad sí existen problemas es para encontrar empleados del hogar, ocupación que, no en vano, figura en el listado de más de 30 provincias españolas y muy particularmente en Barcelona y Madrid. Asimismo, son destacados especímenes de difícil localización entre nuestra fauna laboral, los cocineros (escasos en Segovia o Vizcaya, por ejemplo), albañiles(incluidos en la lista de 15 provincias), camareros(solicitados en más de un tercio de las provincias españolas), conductores de camión (en 37 provincias), fontaneros(demandados en 13 provincias), carniceros-matarifes y panaderos (ambos echados en falta por 17 provincias).


 


Nada menos que en 33 provincias hay serios problemas para encontrar personas que quieran cubrir ofertas relacionadas con el mar. De hecho, en la mitad de las provincias, empleos como oficiales radioeléctricos de la marina mercante, pilotos, jefes de buques mercantes, maquinistas navales o incluso cocinero de barco, aparecen como ocupaciones de difícil cobertura. Claro que, en este caso, la alta demanda viene motivada por el compromiso de la patronal para publicar estas ofertas cuando surge la necesidad de contratar profesionales en ruta o en cualquier parte del mundo.


 


Otras ocupaciones que se repiten como de complicada cobertura son las de peón agrícola (en 15 provincias), ganadero (en 15), instalador electricista, cristalero, encofrador, o incluso pastor (se echan en falta en Cuenca, Ciudad Real, Palencia o Burgos).


 


Anecdótico es el caso de profesiones como las de minero, sepulturero, quesero, cajero de banca, guía de turismo o preparador de pistas de nieve, que sólo aparecen en una o dos provincias. En el CODC se incluyen otras ocupaciones muy llamativas por lo marginal o incluso por lo exótico, como guardeses, vendedores ambulantes, peluqueros de perros, lavacoches, esquiladores, payasos, músicos instrumentistas o grabadores de tatuajes. Más convencionales, aunque también escasos, tenemos a pintores de vehículos o estuquistas.


 


El enorme listado del CODC es elaborado trimestralmente por el INEM. Permite a los empresarios contratar en origen a trabajadores extranjeros no comunitarios, siempre que las ocupaciones que se ofrezcan sean de difícil cobertura y no existan demandantes de empleo nacionales. Así, el empresario interesado en contratar en origen a un trabajador extranjero tendrá que consultar este catálogo para conocer si el puesto que necesita ser cubierto no cuenta con candidatos suficientes en nuestro país. De aparecer, el empresario podrá solicitar la autorización de residencia y trabajo para el trabajador extranjero que desea contratar, y ello sin necesidad de presentar una oferta de trabajo en los servicios públicos de empleo.


 


Por eso, ésta lista no queda libre de distorsiones ya que muchas empresas, según denuncian los sindicatos, publican sus ofertas no porque falte personal en nuestro país sino porque resulta más barato traer del extranjero mano de obra cualificada. De ahí que se demanden, por ejemplo, médicos de todas las especialidades. Empresas privadas, incluso servicios de salud de algunas autonomías, buscan con ello contratar médicos por un coste menor. Prima el precio sin tener en cuenta la cualificación que aporta un médico nacional, después de 6 duros años de estudio y 3 años de formación en prácticas como Médico Interno Residente. Más allá, esta sucia práctica empieza a afectar a enfermeros y también a licenciados en otras carreras.


 


 


Más información:


Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura Primer Trimestre 2007


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


2007 traerá a Madrid 150.000 nuevos empleos


Un estudio analiza presente y futuro de la profesión médica en España


Mejoran este año las perspectivas laborales de los MBA


Prevención de riesgos laborales: profesionales de la seguridad y la salud en el trabajo


TELETRABAJO: luces y sombras de un fenómeno imparable


Un estudio dibuja la ‘geografía del capital humano’ en España


El empleo no refleja la formación recibida, según CC.OO


Todos los cursos en a+


Sección de PRÁCTICAS en EMPRESAS en el tablón de anuncios  a+


Tablón de empleo en a+


Más noticias de formación, educación y empleo publicadas en a+

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES
CENTROS DE FORMACIÓN
OTROS GRUPOS DE INTERES
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER
Recibe en tu email cursos, noticias y promociones que te interesen
© 2001 - 2016 aprendemas.com
Cerrar Ayuda