Becas de voluntariado internacional: Un paréntesis vocacional

Son muchos los jóvenes que cada año deciden colaborar en programas de voluntariado internacional. Para solventar las dificultades económicas que puede suponerle su participación en este tipo de iniciativas solidarias se convocan becas de voluntariado internacional a cargo de fondos públicos e instituciones privadas. ¿Buscas una beca que te permita ser cooperante? Te presentamos las mejores opciones.

Eva del Amo Redacción Aprendemas - 13/02/2012

|
Becas de voluntariado internacional: Un paréntesis vocacional

La agudización de la crisis ha incrementado el interés de los jóvenes por participar en proyectos de voluntariado internacional. Conscientes de la enorme gratificación personal que supone el hecho de colaborar en este tipo de iniciativas orientadas a la colaboración, las personas interesadas buscan vivir una experiencia personal que supera con creces cualquier remuneración económica.
 
Pero, además, ejercer una actividad de voluntariado en otro país supone otra serie de ventajas profesionales añadidas, como la adquisición de conocimientos prácticos aplicables a la vida profesional, el afianzamiento a través de la práctica de otro idioma o el conocimiento de un amplio abanico de profesionales y futuros contactos laborales. Las empresas, en general, suelen valorar a jóvenes que han hecho algún tipo de trabajo social.
 
En cualquier caso, no hay que perder de vista que cuando una organización de voluntariado envía a una persona a un país en desarrollo para colaborar en alguno de sus proyectos no le está pagando un periodo de vacaciones, ni un viaje de placer o turismo. La mejora de la calidad de vida de la comunidad tiene que ser un objetivo prioritario para el voluntario.
 
Por mucha demanda de voluntarios que haya, la mayoría de las organizaciones escogen a jóvenes con una serie de cualidades específicas y orientadas a un óptimo cumplimiento de su función, como puede ser la motivación, la predisposición para el trabajo en equipo, la capacidad de adaptación a entornos multiculturales, dotes organizativas, aptitudes comunicativas e interés por los problemas políticos y socioeconómicos del posible lugar de destino.
 
¿Qué tengo que hacer para ser voluntario o cooperante?
 
En primer lugar, tienes que tener tiempo y ganas. Si sólo dispones de unos meses puedes participar como voluntario en un proyecto, mientras que si te planteas una estancia más larga la mejor opción es escoger un proyecto en el que puedas trabajar como cooperante. Este tipo de desplazamientos suelen ser, como mínimo, de seis meses.
 
En general, para ser voluntario internacional debes tener 18 años cumplidos, aunque excepcionalmente se pueden conceder ayudas a personas con 16 años. En algunos casos se te exigirá una titulación acorde a las tareas a desarrollar y dominio del inglés, aunque es interesante el conocimiento de cualquier otro idioma. A veces las becas tienen un límite de edad establecida y otras exigen que el voluntario asista a algún tipo de formación previa. También hay becas que exigen una determinada experiencia profesional. El ámbito geográfico donde se suele desarrollar este tipo de iniciativas corresponde a países de América Latina, Asia y África.
 
Si quieres ser voluntario solicita información sobre diferentes programas y becas, y haz una reflexión previa acerca de tu motivación y las razones que te empujan a ello. Detecta en qué ámbitos podrías ser útil según tus habilidades y formación, decide cuánto tiempo quieres invertir y busca una beca que coincida con tus necesidades. Existen diferentes ayudas orientadas a la cooperación internacional, procedentes tanto de organismos públicos, nacionales e internacionales, como de organizaciones privadas que lanzan programas específicos e independientes.
 
Becas de organismos públicos
 
Numerosos organismos públicos ponen en marcha becas para participar en voluntariado en el extranjero, que normalmente cubre estancias a largo plazo (de 2 meses hasta 1 año, con posibilidad de renovación).
 
El Programa de Voluntarios de Naciones Unidas en puestos financiados por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) tiene como fin fomentar la participación de profesionales voluntarios en las actividades de cooperación que ejecutan agencias especializadas, organismos y fondos del sistema de Naciones Unidas. El candidato, de acuerdo con su perfil y experiencia, puede elegir hasta tres destinos en una larga lista de países. Hay que poseer una titulación académica media o superior, una experiencia profesional de cómo mínimo tres años en un área de interés para la cooperación al desarrollo, un inglés fluido, conocimientos de informática y una edad comprendida entre los 25 y los 65 años. El periodo de contratación es de un año, prorrogable a un segundo, que incluye gastos de viaje, instalación, manutención, vivienda, seguros y reinstalación al término del contrato.
 
El Servicio Voluntariado Europeo (SVE) no pone en macha una política de becas, pero se hace cargo de todos los gastos que ocasiona el desplazamiento del cooperante. Se trata de un programa oficial de la Unión Europea que promueve la movilidad de personas de entre 18 y 30 años que quieran prestar un servicio a la comunidad en áreas culturales, ambientales, sociales o deportivas, a través de un voluntariado internacional de entre 3 y 12 meses.
 
La participación en este programa no tiene coste alguno para el voluntario, ya que los gastos de gestión administrativa, desplazamiento al país, alojamiento y manutención, y el seguro está subvencionado por la UE. El interesado debe contactar previamente con los proyectos que le sean de interés y tengan plazas vacantes. Es aconsejable iniciar la ronda de contactos con el proyecto de acogida y completar las formalidades administrativas con suficiente antelación.
 
Jóvenes Cooperantes es un programa perteneciente al Instituto de la Juventud (INJUVE) con la colaboración del Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), que tiene como objetivo la incorporación de jóvenes españoles demandantes de empleo, de 18 a 29 años, a la cooperación oficial al desarrollo.
 
Con este fin se formaliza un contrato laboral de 9 meses de duración para el desempeño de tareas en algunos de los países en los que España realiza estas actuaciones a través de la AECID, situados en América Latina, África, Europa Central y Oriental, o Asia. Los campos que cubren los proyectos son diversos: educación, marginación, microempresas, medioambiente, mejora del hábitat, gobernabilidad y estabilidad institucional, protección de los derechos humanos, desarrollo rural integral, restauración del patrimonio histórico o sector agropecuario, entre otros.
 
Los cursos de formación para participar en el programa se realizan en el mes de septiembre. El interesado, además de estar escrito en el INEM o en su Comunidad Autónoma como demandante de empleo, debe tener la titulación académica adecuada, dominar la lengua requerida y, en algunos casos, tener experiencia profesional en relación con las tareas a realizar.

Sigue en página 2
Becas del mundo universitario
Becas para realizar prácticas
Instituciones que ofrecen formación