Aprender música en la infancia mejora el cerebro adulto

Formarse en música o bien tocar un instrumento musical en la infancia repercute de forma beneficiosa en el cerebro adulto, ya que los niños que han sido formados en esta disciplina presentan una mejor respuesta a los sonidos en la edad adulta. Al menos así se desprende de un estudio realizado por la Universidad de Northwestern llevado a cabo entre 45 personas con diferente nivel formativo musical.

Eva Sereno - Redacción Aprendemas - 23/08/2012

|
Seg?n la Universidad de Northwestern

Los beneficios de la música sobre el desarrollo de la persona han sido puestos de manifiesto en diversos estudios científicos. Ahora, una nueva investigación arroja datos sobre los beneficios para el cerebro humano. Y es que, según un estudio de la Universidad de Northwestern de Estados Unidos que publica Europa Press, practicar música o tocar un instrumento musical durante la infancia contribuye a mejorar el cerebro adulto. [Ver cursos de Neurociencia]
 
El estudio, recientemente publicado en la revista Journal of Neuroscience, se basa en la comparación de adultos que tocaron un instrumento musical durante su infancia y dejaron de hacerlo tras formarse unos años en esta materia con los adultos que no tenían formación musical. [Ver cursos de Música]
 
Esta comparación reflejó que los adultos que se formaron en música tenían mejores respuestas cerebrales a los sonidos complejos. Y es que según explica la autora Nina Kraus, profesora de Neurobiología, Fisiología y Ciencias de la Comunicación en Northwestern, el estudio sugiere que las clases de música pueden mejorar la audición y el aprendizaje durante la vida.
 
Para llegar a esta conclusión, en el estudio se midieron señales eléctricas del tronco cerebral auditivo en respuesta a ocho sonidos complejos en jóvenes con diferente formación musical. En esta medición de la señal del cerebro, que es una representación fiel de la señal del sonido, los investigadores observaron cómo los elementos clave del sonido eran capturados por el sistema nervioso, aparte de ver cómo estos elementos eran más fuertes o bien más débiles en personas con diferentes experiencias y habilidades. 
 
Un análisis que se realizó con 45 adultos que se distribuyeron en tres grupos según su formación musical, de manera que el primero no tenía ningún conocimiento de música, mientras que los del segundo se habían formado entre uno y cinco años y el tercero entre seis y 11 años, habiéndose iniciado en la música en estos dos últimos grupos sus participantes a la edad de nueve años.
 
Estos resultados esperan ser utilizados por los investigadores, junto con otros descubrimientos, para comprender el tipo de estrategias de educación y rehabilitación que podrían ser más eficaces en la lucha contra los efectos negativos de la pobreza, ya que la investigación puede ayudar en el desarrollo de programas educativos basados en la audición y que sean eficaces y duraderos.
 
Tras esta investigación, ahora el equipo está trabajando en analizar el impacto de las dificultades socioeconómicas en la función del cerebro adolescente, estudio que se suma a otros desarrollados con anterioridad sobre el impacto del bilingüismo y las clases de música en el cerebro auditivo.
 
 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!
 
 

Más información:
 
Universidad de Northwestern

Noticias relacionadas en aprendemas.com:
 
Inteligencia: ¿qué factores influyen en su desarrollo?
 
El estrés puede retrasar el desarrollo del cerebro de los niños
 
Aumentar la inteligencia es posible
 
La crisis de la adolescencia tiene su explicación en el desarrollo del cerebro
 
Identifican nuevos genes que relacionan el tamaño del cerebro y la inteligencia