Guía de Idiomas en el Extranjero 2010

Menu. Guía de Idiomas en el Extranjero 2010

Descargar Guía de Idiomas en el Extranjero 2010 en formato PDF Estudiar idiomas en el extranjero: eficacia probada Entrevista a Marta Galea, secretaria general de ASEPROCE Los destinos más atractivos para aprender idiomas Muchas alternativas para un mismo objetivo A precio de saldo: becas para estudiar idiomas en otro país Claves para la elección de un año académico en el extranjero Cuando el empleo llega tras hacer las maletas Visados: dónde y cuándo es obligatorio En primera persona: consejos y testimonios para no perderse 
Guía de Idiomas en el Extranjero 2010

Trabajo y prácticas en el extranjero: Cuando el empleo llega tras hacer las maletas


A medida que la crisis avanza, son muchas las personas que observan la posibilidad de marcharse a trabajar al extranjero y numerosos los jóvenes que se animan a hacer las maletas para realizar prácticas en otro país, en ocasiones a través de una beca. Es una buena opción para mejorar un idioma, engrosar el curriculum y vivir una experiencia inolvidable en el extranjero.

Eva del Amo

La inestabilidad del mercado laboral hace que muchas personas se planteen desplazarse a otro país para vivir la experiencia de trabajar en el extranjero y, de paso, mejorar sus competencias lingüísticas. La crisis laboral es la responsable de que los españoles tengan hoy más predisposición a hacer las maletas y probar suerte en otras latitudes.

Realizar prácticas fuera de España se ha convertido en algo habitual para los jóvenes, ya que contribuye a mejorar su currículum y a tener mayores posibilidades de encontrar empleo a su vuelta. Actualmente, existe la posibilidad de hacer prácticas en prácticamente todos los sectores y disciplinas profesionales bajo el requisito, prácticamente indispensable, de tener el suficiente dominio de la lengua del país de destino. Muchas de estas prácticas son remuneradas y a ellas se puede acceder a través de distintos programas de becas o ayudas.

Los países preferidos para realizar prácticas o trabajos remunerados en el extranjero son los países de habla inglesa, especialmente Reino Unido e Irlanda (por su cercanía) y también EE.UU. Una excelente oportunidad para los jóvenes pasa por realizar un ‘Work & Study Program’, que permite estudiar un idioma al tiempo que se percibe una remuneración económica por la realización de un trabajo, que suele ser como au-pair (cuidado de niños) o bien en el ramo de la hostelería, como camarero o en un hotel. En los últimos años, estos programas han incluido otras ofertas laborales de trabajos relativamente cualificados, como recepcionista de hotel, administrativo, o empleos más específicos relacionados con el área de las finanzas, el marketing o el derecho.


Trabajos para jóvenes



Au Pair. Se trata de un trabajo dirigido principalmente a jóvenes estudiantes, que se alojan en la casa de una familia en otro país. Ésta cubre su manutención y en ocasiones le dará una asignación mensual para cubrir gastos. A cambio, el estudiante cuida a los hijos pequeños de la familia o ayuda en las tareas domésticas. Es una buena opción para mejorar en un idioma.

Hostelería y turismo. Para la realización de estos trabajos basta con haber obtenido la formación básica y un dominio mínimo de la lengua, aunque cuanto mejor sea éste, mayores serán las posibilidades de encontrar un puesto más interesante. Si se trabaja en hoteles, lo normal es que ofrezcan alojamiento con pensión completa. En EE.UU. este tipo de empleos está mejor pagado que en Europa, si bien no se permite trabajar a un extranjero más de cuatro meses en el país. Aunque hay más ofertas en los meses de verano, se puede encontrar trabajo en cualquier época del año. Conviene, eso sí, comenzar la búsqueda al menos tres meses antes de la fecha prevista de traslado al país.

Entretenimiento y ocio. La creciente presencia de parques temáticos dedicados al entretenimiento se ha convertido en una excelente oportunidad para los jóvenes que buscan un trabajo en el extranjero. Un ejemplo de ello es Disney World, en su parque de Orlando (EE.UU.), que convoca todos los años ofertas de empleo dirigidas especialmente a jóvenes de entre 18 y 32 años, con un mínimo de dos años de carrera o recién licenciados con un buen nivel de inglés. Ofrece un contrato de seis meses, coincidiendo con el periodo estival, y la realización de entrevistas se realiza habitualmente en Madrid.

Granjas. Para mejorar en un idioma y vivir la experiencia de trabajar en el extranjero son muchos los jóvenes que optan por un trabajo en granjas, principalmente en EE.UU, Irlanda, Inglaterra y Escocia, desde la primavera hasta el otoño. El empleo no suele incluir los desplazamientos, que corren por cuenta de la persona interesada, aunque sí el alojamiento, pero descontándolo del sueldo. En otras ocasiones no se ofrece salario, aunque sí un coste del viaje y la estancia a precios muy reducidos.

Campamentos. Adecuados para jóvenes con iniciativa y gran sentido de la responsabilidad que les guste la realización de actividades al aire libre. Uno de los puestos más demandados es el de monitores que acompañan desde España a un grupo de adolescentes hasta su lugar de destino, con la misión de responder ante sus necesidades durante el viaje. La empresa organizadora suele pagar el desplazamiento y la estancia, y en ocasiones una pequeña cantidad para que el monitor pueda cubrir gastos.


Periodo de prácticas



Si bien es cierto que la crisis ha hecho que numerosas empresas rebajen el número de estudiantes en prácticas que van a necesitar, todavía se pueden encontrar compañías que ofrecen interesantes propuestas de inmersión lingüística con prácticas en Reino Unido, Irlanda, Francia, Alemania, Noruega, Canadá, Australia y los EE.UU.

Como requisito imprescindible se pide un nivel de inglés relativamente alto, y la empresa siempre procura que el desempeño del trabajo tenga que ver con los estudios realizados. La remuneración económica depende de la política de la compañía en cuestión.

Se pueden encontrar prácticas en prácticamente todas las áreas. En EE.UU. los estudiantes o recién licenciados en Informática, Física, Ciencias de la Salud, y en general en cualquier carrera científica, tienen más posibilidades de encontrar prácticas remuneradas, si bien hay que tener en cuenta que el periodo máximo que un extranjero puede permanecer haciendo prácticas en el país es de año y medio.

En Australia, por el contrario, hay más demanda de veterinarios, ingenieros o profesionales con estudios orientados al área agraria o ganadera. También hay una importante oferta de trabajo en prácticas en el sector financiero y legal. En todos ellos, el periodo de prácticas oscila entre los 4 y los 12 meses, y en las áreas más especializadas se solicita experiencia previa. La empresa Infort organiza estos viajes con alojamiento en familias y media pensión.

En Europa se pueden encontrar interesantes ofertas en cualquier perfil. Especialmente demandadas son las prácticas de las distintas instituciones europeas, como el Parlamento Europeo, que convoca todos los años prácticas becadas y visitas de estudio, la Comisión Europea, Banco Central Europeo, el Comité Económico y Social y el Defensor del Pueblo Europeo.


Becas de movilidad



Existe un amplio programa de becas que fomentan la movilidad y la formación profesional de los estudiantes europeos. El programa Leonardo da Vinci enmarca buena parte de las acciones encaminadas a fomentar la movilidad y la formación profesional de los estudiantes europeos. En España, Argo es un programa de movilidad promovido por el Ministerio de Educación, cuyo objetivo es impulsar la formación complementaria de los titulados a través de la realización de prácticas. Entre 2009 y 2012 se concederán un total de 1.100 becas para realizar prácticas formativas con una duración de entre 3 y 12 meses en empresas en Europa, EE.UU. Canadá y en compañías españolas con sede en Asia. Este año se han ampliado los países de destino.

Por otra parte encontramos el programa de becas Faro Global, que promueve la movilidad de estudiantes de últimos cursos de todas las universidades españolas mediante la realización de prácticas formativas de calidad en empresas situadas en Europa, Asia, EE.UU. y Canadá. Son ayudas financiadas por el Ministerio de Educación, y la Fundación General de la Universidad de Valladolid es la entidad que las promueve y gestiona a nivel nacional.

El programa de intercambio Eurodisea, financiado por el Fondo Social Europeo, está destinado a jóvenes de Asturias, Cataluña y Comunidad Valenciana. Esta iniciativa permite establecer intercambio entre trabajadores de distintas regiones de Europa, a los que se le ofrece un periodo de prácticas en una empresa extranjera.

Por otro lado, está abierta la convocatoria del proyecto Eurolabora 2009-2011, orientado a jóvenes cántabros que quieran hacer unas prácticas de 23 semanas de duración en empresas europeas. La convocatoria finaliza en mayo de 2011.

Para quien desee investigar en el extranjero entre el 1 de julio de 2010 y el 31 de diciembre de 2011 están las becas MAEC-AECID, orientada a españoles o residentes en España, con buenos conocimientos de la lengua correspondiente y que no superen los 35 años de edad.

Por otra parte, Europa, Iberoamérica, Asia y el mundo árabe son los destinos del programa Gaia de prácticas en el extranjero, dirigidas a titulados universitarios, que incluye la obtención de un título propio de la Universidad de Alcalá de Henares. Las prácticas que ofrecen duran 12 meses, y el plan incluye una formación de 300 horas lectivas distribuidas a lo largo del año y con posibilidad de ser cursadas de manera presencial u on line.

También es posible encontrar becas en distintas universidades, como la de Córdoba, Jaume I, Pablo Olavide, la de Almería o la del País Vasco. Pero lo que muchos estudiantes buscan son unas prácticas en las que se reconozca, mediante un informe, el aprovechamiento del periodo de experiencia laboral en una determinada empresa. Esto es lo que realiza la Universidad de Cambridge con su Cambridge Certificate in Work Experiencie Programme. Existen dos niveles de certificación: el Standard Certificate, que reconoce un periodo de prácticas de entre 6 y 12 meses, y por otro lado el Advanced Certificate, que certifica periodos más largos. Se puede obtener trabajando en algunas empresas de Reino Unido y Australia.

También existe el Europass, un conjunto de documentos que ayuda a los ciudadanos a comunicar de manera ordenada las aptitudes, titulaciones y certificaciones adquiridas a lo largo de una vida, incluso entre países.

Por último, los jóvenes cuentan con la posibilidad de realizar un voluntariado internacional, con una dedicación de entre 20 y 30 horas a la semana. Para ello deben dominar la lengua del país de destino y tener voluntad de ayudar. Por lo común, se ocupan de actividades relacionadas con el cuidado de los animales o la conservación medioambiental, o programas con niños o personas mayores. Se pueden encontrar ofertas en www.hacesfalta.org, www.canalsolidario.org, en el portal de Study Abroad o en distintas universidades españolas. Los gastos de alojamiento, manutención y seguros suelen correr a cargo de las organizaciones, mientras que el voluntario se paga el avión y los desplazamientos.


Trabajo en el extranjero



Localizar un trabajo en el extranjero desde tu lugar de origen es posible, pero requiere paciencia y organización, y un suficiente conocimiento del idioma local. Muchos prefieren buscarlo a través de empresas especializadas. Hay compañías que ofrecen un triple servicio: búsqueda y gestión de empleo, busca de alojamiento y cursos de idiomas. Si no se alcanza el nivel de idioma exigido, se puede realizar un curso intensivo ya en el país de acogida.

También existen distintas instituciones públicas que ofrecen apoyo operativo y asesoramiento. La UE ha promueve la Red EURES, un servicio integral de información, asistencia laboral y reclutamiento presencial y on line para personas que buscan empleo. También las universidades españolas, como la Universidad de Zaragoza, gestionan cada año numerosas ofertas laborales en el extranjero, además de ofrecer asesoramiento e información.

Ser profesor en el extranjero es una solución a la que se acogen cada año miles de españoles. Para ello es necesario tener el título de profesor de español o bien una licenciatura en Filología Hispánica, con un curso de especialización. Las ofertas llegan, principalmente, desde EE.UU., Reino Unido, Canadá, Portugal, Alemania, China o Brasil.

Si el objetivo es ser profesor en China, existen las Becas Marco Polo, mientras que en Alemania también se ofrecen muchas facilidades para favorecer la afluencia de profesores de español. Además, el Ministerio de Educación ofrece becas para profesores visitantes, con una amplia oferta para ejercer la profesión en EE.UU. Otra buena oportunidad para ser docente en este país son las becas Fulbright para lectores de español, que permiten enseñar en una universidad estadounidense, a la vez que se estudian dos o tres asignaturas. También es interesante el programa de lectorado MAEC-AECID del Ministerio de Asuntos Exteriores, que tiene como objetivo promover la enseñanza del español.


Trámites necesarios



El INEM publica una serie de guías destinadas a quienes buscan trabajo en Europa. Como primer trámite, en la mayoría de los países se exige permiso de residencia, salvo en el espacio Schengen, donde se permite la libre circulación de personas vigente en la UE. Europa es el área con menos exigencias para las personas que buscan trabajo.

Por el contrario, para emigrar a EE.UU hace falta un visado temporal, que permite trabajar en cualquier puesto, pero es difícil obtenerlo, porque se conceden muy pocos anualmente. Una vez en el país es necesario solicitar el número de la Seguridad Social.

En Canadá se requiere permiso de trabajo o residencia, dominar el inglés o francés, y homologación del título. Por último, en China es necesario obtener un visado profesional de la clase Z, expedido para periodos superiores a tres meses. Tanto en China como en el resto de los países hay que informarse previamente para evitar la doble imposición y también acerca de las cotizaciones y los acuerdos en esta materia adquiridos con cada país.

Como norma general, antes de emprender el viaje hay que tener el pasaporte válido y al día, el formulario de solicitud de entrada en orden, los títulos homologados y los documentos legalizados. En algunos países se pide también un certificado médico, la acreditación del idioma y solvencia financiera. Por último, no hay que olvidar el coste de los servicios de inmigración, y el hecho de que si la persona interesada va a ir acompañada de familiares, estos deberán realizar también sus correspondientes trámites.

Cuando han pasado menos de dos años del regreso, el trabajador tiene la categoría de emigrante retornado, que permite acceder a diversas ayudas sociales. La Oficina Española del Retorno puede ofrecernos toda la información al respecto.

 

Siguiente capítulo: Visados: Dónde y cuándo es obligatorio

Más información:



Disney World Orlando

Infort Idiomas

Programa Leonardo da Vinci

Becas Argo

Becas Faro Global

 

Menu. Guía de Idiomas en el Extranjero 2010

Descargar Guía de Idiomas en el Extranjero 2010 en formato PDF Estudiar idiomas en el extranjero: eficacia probada Entrevista a Marta Galea, secretaria general de ASEPROCE Los destinos más atractivos para aprender idiomas Muchas alternativas para un mismo objetivo A precio de saldo: becas para estudiar idiomas en otro país Claves para la elección de un año académico en el extranjero Cuando el empleo llega tras hacer las maletas Visados: dónde y cuándo es obligatorio En primera persona: consejos y testimonios para no perderse 
Guía de Idiomas en el Extranjero 2010